Iniciar sesión

05/04/2018

Tráfico estrecha los controles para que los menores no viajen sin el preceptivo sistema de retención

En unas vacaciones como estas de Semana Santa, la Dirección General de Tráfico (DGT) ha vuelto a a realizar un despliegue especial para proteger la seguridad de los conductores. Al mismo tiempo, insiste de nuevo en la necesidad de llevar puesto el cinturón de seguridad todos los ocupantes y los menores el sistema de retención infantil.

En una última acción que ha durado siete días, previa a estas vacaciones, efectivos de la DGT controlaron más de 400.000 vehículos y detectaron a 2.631 personas circulando sin llevar puesto ningún sistema de retención. De ellos 161 eran menores de edad.

Sólo en los siete días que ha durado la campaña de intensificación de vigilancia del uso del cinturón de seguridad y de los sistemas de retención infantil, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil detectaron a 161 menor de edad de estatura igual o menor a 135cm viajando en un vehículo sin usar ningún tipo de sistema de retención. Concretamente, 54 de ellos ocupaban  asientos delanteros y 107 iban en los asientos traseros.

Este dato preocupa especialmente a la Dirección General de Tráfico, ya que uno de los objetivos previstos en la Estrategia de Seguridad Vial aprobada por el Gobierno para los años 2011-2020 es lograr que ningún niño pierda la vida por no ir sentado en una silla adecuada a su peso y talla.

No llevar puesto el cinturón de seguridad en el vehículo es la segunda mayor causa de muerte en carretera, después del exceso de velocidad, pero por delante del alcohol al volante, según señala la UE..

En la actualidad en el mundo mueren anualmente 1,3 millones de personas en las carreteras y cuatro de cada diez muertes por accidentes de tráfico son menores, además de que otros 600.000 niños resultan heridos en estos siniestros cada año con lesiones graves

A nivel de sanción,  las multas por no llevar una silla adecuada o llevar al menor sin silla, conllevarán una pérdida de tres puntos y una multa de 200 euros, además de la inmovilización del vehículo.

Las normas del Reglamento General de Conducción en su artículo 117 son claras. Los menores de edad, de estatura igual o inferior a 135 cm, deben utilizar un sistema de retención infantil (SRI) homologado y debidamente adaptado a su talla y peso, además de que deberán ir en los asientos traseros del vehículo tanto en la circulación por vías urbanas como interurbanas.

Como excepciones: Cuando el vehículo no disponga de asientos trasero, cuando todos los asientos traseros estén ya ocupados por otros menores de las mismas características, cuando no sea posible instalar en dichos asientos traseros todos los sistemas de retención infantil.  

Solamente en estos casos, los menores podrán ocupar el asiento delantero del vehículo, pero siempre utilizando el sistema de retención homologado a su talla y peso.

Control para luchar contra las malas prácticas

Durante la semana del 12 al 18 de marzo, los  agentes han controlado 424.266 vehículos, en los que han detectado 2.631 infracciones de conductores o pasajeros que no hacían uso del reglamentario sistema de retención.  A estos datos hay que añadir los vehículos controlados en los numerosos ayuntamientos, cuyas policías locales se han sumado a la campaña de vigilancia de la DGT.

Además de los 161  menores que viajaban sin ningún tipo de retención, se suman  otros 2.470 adultos que viajaban sin hacer uso del cinturón de seguridad.

El 77% de las personas que no hacían uso de dicho dispositivo de seguridad, circulaba por carreteras convencionales, carreteras donde se producen 8 de cada 10 fallecidos.

Según Gregorio Serrano, director de la DGT “estos datos no hacen más que constatar la importancia que tenemos todas las administraciones de seguir vigilando el uso del dispositivo de seguridad que más vidas ha salvado y seguir insistiendo en educar desde las edades más tempranas en los beneficios que aporta su uso”.

 Cinturón de seguridad, obligatorio

El cinturón de seguridad es un elemento básico y fundamental de la seguridad vial, un seguro de vida. Se introdujo su obligatoriedad, primero en 1974, solo para conductores y más tarde en 1990 con la nueva normativa de Tráfico.  Por este motivo, su uso es obligatorio para todos los ocupantes del vehículo y en todo tipo de vías. Además, la utilización correcta del mismo es imprescindible para que cumpla el cometido para el que fue creado.

La multa por conducir sin cinturón de seguridad, al igual que muchas otras sanciones, debe ser entregada por el agente de la autoridad en el momento que se cometa la infracción. En el momento en que el agente de la autoridad vea a un conductor o pasajero circulando sin cinturón de seguridad debe pedir la detención del vehículo e imponer la multa correspondiente.

No obstante, es posible que la infracción sea percibida por un radar a través de una fotografía, aunque resulta poco probable dado que las fotografías son normalmente tomadas desde atrás, o por helicópteros encargados de controlar el tráfico e imponer sanciones a los usuarios infractores.

En este último caso, la infracción es fotografiada, se toma nota de la matrícula y se procede a la notificación de la multa por conducir sin el cinturón de seguridad a través del sistema electrónico de la Dirección General de Tráfico denominado “Dirección Electrónica Vial” o, en su defecto, enviando la notificación al domicilio del denunciado.

En cualquier caso, los datos que deben aparecer en la multa por conducir sin cinturón de seguridad abrochado son: la identificación del vehículo, el día, hora y lugar en que se produjo la infracción, y el motivo de la infracción.

.Una vez identificado el conductor, Tráfico le envía la denuncia, que conlleva una multa de 200 euros y la detracción de 3 puntos del permiso de conducir.

En la vigilancia que se hace desde el aire con los helicópteros de los que dispone  la DGT se aprecia como muchos ocupantes del vehículo circulan sin él o hacen un uso incorrecto del mismo.

Así, la falta de uso del cinturón de seguridad, aunque sea ya residual continúa constituyendo un riesgo vial innecesario, tanto para el conductor como para sus acompañantes como para cualquiera que pueda verse afectado en un siniestro de tráfico. No utilizar el cinturón de seguridad difícilmente se puede entender como una cuestión personal cuando va mucho más allá. Es una cuestión social que pone en juego muchas vidas humanas en un momento.

Fuente: confilegal.com

Ventajas

Elige dónde y cuándo estudiar, flexibilidad para completar tareas y formación cotinua.

Compra segura

Sistema de seguridad que garantiza que todos los datos que nos envíes están a salvo.

Atención al cliente

91 559 39 41